El bisturí de papel (Saqueo del patrimonio cultural de Irak)
María Judith Luciano
Periodista
El Nuevo Día

sábado, 26 de abril de 2003     

Punto de encuentro

El titular de una historia publicada ayer, destacaba: "Periodistas pillados por contrabando". Varios periodistas norteamericanos y un soldado fueron atrapados mientras intentaban introducir ilegalmente a los Estados Unidos, piezas de arte y otros artefactos robados de Irak.

El saqueo y pillaje en el Museo Nacional de Irak y en otros lugares históricos, le ha valido la condena del mundo porque estamos hablando del patrimonio cultural de un pueblo de valor incalculable. Según las informaciones difundidas, los pillos cargaron o destruyeron unas 170,000 piezas frente a la ignorancia de las tropas aliadas que no se inmutaron en detenerlos. La condena mundial ha sido de tal magnitud que tres asesores del presidente George W. Bush renunciaron de la vergüenza. Estos, incluyendo el Jefe, integraban la Comisión de Asesoría sobre Propiedad Cultural de la Casa Blanca. Proteger la herencia cultural del pueblo iraquí era tan o más importante que proteger los pozos de petróleos. Se dice que previo a los ataques, la UNESCO y otras organizaciones culturales de los Estados Unido y de Europa dieron a las autoridades estadounidenses e inglesas, la ubicación de instalaciones de gran valor cultural e histórico para evitar que fueran objetos directos de bombardeos. El Museo Nacional de Irak albergaba colecciones con 5,000 años de antigüedad de civilizaciones de la Mesopotamia, según expertos en museología. Entre las piezas robadas o destruidas, se encuentran estatuas sumerias (Sumeria, pueblo de la antigua Mesopotamia) y babilónicas, relieves asirios (de la antigua Asia), artículos de oro y plata, del cementerio de Ur, entre otros de incalculable valor histórico-cultural.

"Irak ocupa el territorio de la Antigua Mesopotamia donde se inició la historia de la humanidad cuando los sumerios inventaron la escritura Cuneiforme hace unos 5,500 años, donde el Gilgamesh (se dice que el único sobreviviente del helocausto) se refirió al diluvio antes que el Génesis y se construyeron los Zigurat, enormes templos cuyo estilo se ha tomado como referencia para evocar la Torre de Babel. En esas tierras de Irak existen unos 10,000 sitios arqueológicos importantes, Museos en Basora, Mosul, Bagdad y valiosas obras de arte árabe" (Notimex).

Los historiadores y varios países están rompiéndose la cabeza de cómo recuperar la obra histórica de Irak. Será bien cuesta arriba por tratarse de una colección de miles de objetos. Por el momento, se ha creado The Baghdad Museum Project (BaghdadMuseum.Org) para ayudar a recuperar lo que se pueda, a reconstruir el Museo, a ponerlo sobre sus pies, aunque el mapa de la herencia cultural se encuentre echo pedazos. Al apelar a la atención mundial, su lema obligado es que el Museo Nacional de Irak es el mayor tesoro histórico no sólo de ese pueblo, sino de toda la humanidad. Además de este Museo, en términos de pérdida del patrimonio cultural, sufrieron las graves consecuencias de la guerra, el Museo de Tikrit, el Museo de Mosul (el segundo más importante de Irak) y el que alberga los tesoros de la depuesta familia real en el Palacio Al Zohur de la capital iraquí. La Universidad Mustansiriya de Bagdad, fundada en el 1234, también fue alcanzada por los bombardeos, todo ello pese a que la Convención de La Haya dispone proteger al máximo el patrimonio cultural de los pueblos en caso de conflictos bélicos.

Ciertamente, ha sido una pérdida irreparable que no se compensa aumentando las ventas a billones de barriles del crudo, ni como parte de la reconstrucción de alcantarillas, de tubos de metales, de brea, de cemento.
Regreso a la página anterior