Alfredo Pagán



I



Uno, sin una palabra,
sin nadie a su lado.
Sin un sol encontrado,
será uno sin esperanza.

Uno, sin su dos ni tres.
Sin la estrella vecina,
sin vivir o nacer.
En la soledad de la vida.

Uno sin el mar ni el aire.
Sin los celos de nadie,
sin crecer hacia arriba,
extrañando la poesía.

Uno sin reír sin llorar.
Sin amigo ni enemigo,
sin saber donde estar,
cuando llegue el abismo.

Uno sin saber que está aquí.
En su mente solo sabiendo,
que algun día va a morir,
es mejor así, que vivir sin tí.




20/II/2003